jueves, 25 de abril de 2019

LAS MOLESTOSAS CONTRACTURAS MUSCULARES


LAS MOLESTOSAS CONTRACTURAS MUSCULARES
Por. Dr. Pavlusha K. Luyando Joo


La contracción muscular es el aumento de tensión en un músculo o en grupo de ellos, producto de ello se produce un acortamiento de sus fibras (y por ende del músculo), lo cual puede produce dolor y aumento del tono muscular.

Las contracturas musculares la pueden padecer personas de cualquier edad, pero son los adultos y personas de la tercera edad los que más la padecen. Los jóvenes por encima de 20 años con frecuencia se contracturan, debido a que ellos realizan más actividades deportivas y sobrecarga física de diversa índole.

Últimamente ha aumentado el aumento de casos de escolares que llegan a la consulta por contracturas en la zona cervical y el dorso. Esto se debe porque llevan al colegio mochilas muy pesadas y también por el uso de smartphones, que hace que tengan que inclinar el cuello hacia abajo con frecuencia.

TIPOS DE CONTRACTURAS
Las contracturas aparecen en diferentes situaciones, sin embargo, el común denominador de todas ellas, es la sobrecarga muscular que de alguna manera soporta el músculo por algunos instantes o de forma constante

Contracturas después de un traumatismo
Se producen después de un impacto, una caída sentado, una mala pisada.  Como respuesta al movimiento brusco, el cerebro interpreta que el músculo se puede romper y se activa la señal que pone rígida la musculatura para proteger las estructuras sensibles.

Contracturas por mala postura
Se producen de forma lenta por malas posturas o movimientos bruscos. No suelen dar mucho dolor. Son típicos los dolores en el cuello. Los dolores de espalda. Mucho tiene que ver el oficio a que se dedica la persona. Así los mecánicos, odontólogos por ejemplo constantemente padecen de contracturas en la zona dorsal y cervical. Los vigilantes. Los y personas que realizan tareas de pie varias horas, padecen contracturas en las piernas y en la zona lumbar.

Espasmos musculares
Ocurren cuando el músculo está debilitado y le exigimos una sobrecarga muy fuerte. El músculo se contrae para evitar la rotura de fibras. Por lo general los espasmos musculares se producen con la práctica deportiva, son los llamados “calambres deportivos”.   
                              
Contracturas por ingesta de alcohol
El consumo exagerado de alcohol produce que el organismo se deshidrate, de allí que aparezcan episodios de tortícolis, que se produce cuando se contraen músculos del cuello por deshidratación de la musculatura, y también porque las sustancias toxicas producto de la ingesta de alcohol generan rigidez cervical y dolor en el cuello, incluso hasta mareos.
La posición alterada de los dientes
Las alteraciones en la posición de los dientes, influye en el tono de los músculos masticadores y el cambio de posición de la articulación temporomandibular. El Síndrome Ocluso postural, es el nombre del cuadro clínico que se caracteriza por el surgimiento de contracturas musculares en el cuello y espalda, dolores de cabeza e irritabilidad.
Este síndrome surge porque la mala posición dentaria transmite el desequilibrio a la musculatura cercana a la boca y esta, a su vez, a los músculos del cuello y espalda, incluso puede llegar a la cadera y llegar hasta los pies.

Contracturas por corrientes de frío
Aunque no se estila ponerlo en la literatura médica, las contracturas musculares también pueden aparecer, cuando la persona se expone a corrientes de aire frío; por lo general esto ocurre al salir luego de una ducha caliente con el dorso desnudo o cuando la persona sale de una habitación con una temperatura mayor a otra donde la temperatura es mucho menor. El dolor es agudo, como si “una flecha se hubiera clavado”

¿Como prevenir las contracturas?
1.    Procurar una buena postura: La adopción de buenas posturas previene las contracturas a la espalda, las personas que están mucho tiempo sentadas o paradas demasiadas horas son proclives a padecer de contracturas, se les recomienda que cada cierto tiempo se muevan, caminen un poco y que estiren las zonas del cuerpo que se usualmente se ven más afectadas.

2.       El deporte es muy buen para prevenir contracturas, una persona común y corriente debe realizar caminatas, estiramientos o alguna disciplina deportiva al menos 2 o tres veces por semana. No hay que olvidar que es necesario realizar un adecuado calentamiento antes de hacer deporte y estiramientos al final.

3.      El descanso y el buen sueño son imprescindibles para la prevención de contracturas musculares. Una vida agitada, hiperactiva hace proclive padecer de contracturas. Recuerde que hay que dormir mínimo 7 horas si es posible. También es recomendable, si las posibilidades así lo permiten; una siesta después del almuerzo.

4.     La concurrencia a la sauna relaja los músculos y previene padecer de contracturas

5.     El masaje es de hecho la terapia más común y efectiva para prevenir contracturas

6.    En el caso de Síndrome Ocluso postural, es importante visitar a un médico y a la vez un odontólogo. En este caso, el odontólogo prescribe una férula (soporte) diseñado especialmente para relajar los músculos masticadores. El médico se encargará de medicar algún fármaco o bien indicará terapia física para aliviar la contractura.

 ¿Cuál es el tratamiento médico?
El tratamiento médico consiste en el alivio del dolor, si este es muy fuerte con antinflamatorios de diverso espectro. En algunos casos muy agudos la aplicación de inyectables es lo más recomendable, en casos leves o moderados la ingesta de antinflamatorios es recomendable.

Si la persona no tolera ciertos medicamentos para el dolor, la acupuntura, la modulación neuromuscular, la terapia neural y la auriculoterapia son herramientas muy efectivas para erradicar el dolor.
Pero una cosa es calmar el dolor, otra eliminar la contractura, por ello es importante recurrir a la fisioterapia, las corrientes descontracturantes, el ultrasonido, el uso de electroimanes tienen eficacia demostrada y muchas veces se recurre a ellos.
Las técnicas manuales, como la osteopatía y la quiropraxia son herramientas que posibilitan la descontractura muscular.

Por lo general el curso de las contracturas son benignos; sin embargo, hay casos donde la contractura muscular persiste a pesar del tratamiento. Aquí es donde es necesario intervenir sobre el mismo músculo con procedimientos un poco más invasivos, como la infiltración o el desfibrozamiento muscular.

Esperamos que este artículo le ayude a prevenir este tipo de dolencias

Si tiene alguna pregunta puede contactarnos a través del Whatsapp 999487232 



PRODUCCIONES SAGRADA FAMILIA

Compartir BOLETIN POLICLINICO en Facebook