martes, 5 de noviembre de 2013

EL TOMATE (SOLANUM LYCOPERSICUM)

EL TOMATE
(SOLANUM LYCOPERSICUM)
De “Los alimentos medicina milagrosa”

Resumen: Dr. P. Luyando

El tomate, fruto de una planta hortense de la familia de la familia de las solanáceas, es un excelente alimento, condimento y remedio.
En 100 gramos de tomate hay:

•             Vitamina A                                           850 U.I.
•             Vitamina B1 (Tiamina)                          80 mcg.
•             Vitamina B2 (Riboflavina)                   113 mcg.
•             Vitamina B5 (Niacina)                             0.45 mg.
•             Vitamina C (Acido Ascórbico)               34.30 mg.

USO MEDICINAL
 “El tomate”, dice el Dr. Deodato de Morais, “favorece el crecimiento y la osificación” Las propiedades de sus semillas lo vuelven apreciable, refrescante y emoliente intestinal. Son recetados incluso contra los más resistentes estreñimientos.
“En las picaduras de animales venenosos”, dice Dorado, los tomates “son especiales como desinfectantes y curativos”. Se colocan sobre el lugar afectado compresas de tomate (pulpa o jugo) que se renuevan cada hora.

El tomate figura destacándose entre los vegetales protectores: nos guarda contra las infecciones bactericidas, la debilidad general y las perturbaciones digestivas y pulmonares. Tiene efecto antiséptico. Neutraliza cualquier detritus de naturaleza ácida.
Aplicado tópicamente en forma de cataplasma, desinflama las hemorroides. También el fruto fresco, cortado en rodajas, es aplicado localmente, como buen remedio contra las hemorroides.Para desinflamar los ojos se recomienda igualmente aplicaciones locales de rodajas de tomate.

El tomate es un magnifico depurador de la sangre y un excelente vigorizante del organismo en general, por su riqueza en vitaminas y sales minerales.Está clasificado como el primero entre los alimentos protectores, pues resguarda contra las infecciones bacterianas, la debilidad general, las perturbaciones digestivas y pulmonares, porque dentro del cuerpo ejerce un efecto antiséptico y neutraliza poderosamente las ácidas materias de desecho.

El mayor valor del tomate reside en su riqueza en magnesio, pues contiene más que cualquier otro alimento corriente este importante mineral orgánico que endurece los huesos y dientes humanos.
Mientras que el calcio forma la base de las estructuras óseas, el magnesio cementa el calcio para hacer los huesos resistentes y firmes. Nuestros dientes contienen solamente 0,5 % más de sales de magnesio que nuestros huesos, pero esta fracción extra hace que los dientes sean tan duros.

Sin suficiente magnesio, los huesos llegarían a ablandarse y ser fácilmente fracturados.
El tomate suministra también una rica provisión de vitamina C y si se nota un déficit de ella puede causar hinchazones, articulaciones delicadas, rarefacción de huesos pobres, dientes defectuosos, falta de crecimiento, debilidad y hasta enfermedad de la médula de los huesos. Además provee un buen suministro de las vitaminas A, B y C, y aun algo de la vitamina D, esa preciosa vitamina “solar”.




PRODUCCIONES SAGRADA FAMILIA

Compartir BOLETIN POLICLINICO en Facebook