sábado, 15 de abril de 2017

REPERCUSIONES DEL ESTRÉS EN LA SALUD Y QUE HACER PARA COMBATIRLO

REPERCUSIONES DEL ESTRÉS EN LA SALUD Y QUE HACER PARA COMBATIRLO
Por. Dr. Pavlusha K. Luyando Joo
Lima-Perú

El estrés negativo se cataloga como la enfermedad de este nuevo siglo. Los cambios en el estilo de vida del individuo repercuten en su salud para bien o para mal
Hoy, es muy frecuente ver que las personas padezcan una serie de males asociados a la velocidad y a la cantidad de cosas que realiza cotidianamente. Dolores musculares, de cabeza, insomnio, ansiedad, incluso cuadros depresivos y de pánico, están asociados a la sobreestimulacion del sistema nervioso debido a la incesante hiperactividad de la persona.
Incluso es mucho más frecuente observar, que ciertas enfermedades como psoriasis, eczemas diversos, y otras como  hipertensión arterial, diabetes y gastritis; etc., de alguna u otra manera están asociadas al estrés negativo.

Es interesante observar que este tipo de enfermedades se reduce drásticamente si comparamos las poblaciones que viven en el campo y en contacto con la naturaleza, en donde la vida es un poco más reposada y no se vive tan apurado. También es menor la incidencia del impacto de estrés negativo en individuos que viven en la ciudad, pero procuran tener una vida más equilibrada y aprovechan sus momentos libres.

¿Qué hacer?
En primer lugar debemos saber que es imposible eliminar el estrés por completo, pues no podríamos estar vivos sin estímulos. Pero si podemos reducir el estrés que nos puede enfermar.
Para ello es muy importante actuar en estos cinco flancos: 1. El cuerpo. 2. Las emociones, 3. Las relaciones sociales 4. El intelecto 5. El espíritu

1.    El cuerpo: Cuidar el cuerpo es imprescindible, esto se logra gracias a una alimentación balanceada dependiendo de la edad y de nuestra actividad física. En la actualidad hay muchas publicaciones por el internet en donde se detallan formas adecuadas de alimentación. El ejercicio físico también es muy importante para el cuerpo, el movimiento mejora la circulación permite agilidad y sobretodo permite relajar el cuerpo. Es sabido que la persona que se ejercita tres veces por semana, enferma menos en comparación a aquella que no realiza ejercicio. El aporte vitamínico es muy importante, las vitaminas del grupo B, son fundamentales para el mejor funcionamiento del sistema nervioso.

2.      Las emociones: Es importante procurar el buen ánimo, el optimismo y la esperanza a pesar de los difíciles momentos que nadie está libre de pasar. Para evitar el estrés negativo, hay que evitar ser obsesivo con las cosas, perjudica ser demasiado perfeccionista o controlador; esto lleva fácil al mal humor. El carácter agitado impaciente e hiperactivo hace proclive a que aumente el estrés y si esto sucede, sube la presión arterial, la glucosa, las grasa circulantes, el cuerpo empieza a atrapar agua (por eso se sube de peso) y aumenta la acidez estomacal, produciendo gastritis.

Muy importante es saber hacer pausas, correr para todo enferma, hay personas que comen prácticamente caminando. Hoy en día también hay que saber en qué momentos desconectarnos de las redes sociales, del teléfono. Es necesario aprender a vivir en pausas, la reflexión nos hará entender que mejor es la calidad que la cantidad de cosas que hagamos. Hay personas que viven presa de sus trabajos (siendo los dueños de sus empresas), no se dan tiempo y por ello enferman.

3.   Las relaciones sociales: Tejer relaciones sociales es muy importante, visitar a familiares, amigos, compartir momentos de afición o de esparcimiento sanos con amigos es muy bueno para el sistema nervioso. Es importante también porque compartiendo nuestras vivencias nos permite encontrar soluciones frente a los problemas que nos aquejan, siempre los amigos o familiares nos darán consejos.

4.     El intelecto: una gran forma de distraerse y también de tomar conciencia de nuestra existencia es el alimento intelectual. Alimentar el intelecto a través de la cultura, leer un buen libro, visitar un museo, escuchar un concierto de música, o una visitar una exposición de pinturas son herramientas importantísimas para el buen vivir. Todo ello permite abrir nuestros horizontes y distrae, “nos saca” de las preocupaciones.

5.      Lo espiritual: La mayoría de personas no tiene en cuenta a esta dimensión, y no toma conciencia de que así como el cuerpo necesita del alimento, el espíritu también; solo que el alimento es Dios. Aquí es muy importante el recogimiento, una vida piadosa (rezar, orar), realizar las devociones tradicionales que sabemos según nuestra formación religiosa; esto nos permitirá interiorizar que muchas cosas que sucedan para bien o para mal dependerán de la providencia. 

     Se ha demostrado por varios expertos, que la oración contemplativa; es decir la que se hace en silencio en una capilla; tiene incidencia positiva sobre el sistema nervioso, reduciendo los niveles de nerviosismo, ansiedad y de la presión arterial. También se ha demostrado que la confesión religiosa reduce considerablemente es estrés, hay estudios en donde se demuestra que la confesión frente a un sacerdote disminuye la presión arterial de forma sostenible.

Esperemos que este artículo le ayude tener una mejor calidad de vida.

PRODUCCIONES SAGRADA FAMILIA

Compartir BOLETIN POLICLINICO en Facebook