martes, 12 de agosto de 2014

BRUXISMO: EL HÁBITO INVOLUNTARIO DE APRETAR O RECHINAR LOS DIENTES

BRUXISMO: EL HÁBITO INVOLUNTARIO DE APRETAR O RECHINAR LOS DIENTES
Por: Dr. Pavlusha K. Luyando Joo
Lima-Perú

No hay duda que el siglo XXI es el siglo delos avances en la tecnología; sobre todo  lo vinculado a las comunicaciones. Por otra parte el ritmo de vida se ha acelerado, la gente presurosa camina por las calles y pasa muy poco tiempo en su casa, lo que influye en la calidad de las interrelaciones familiares, la sobreexigencia en el trabajo hace que se viva una vida con demasiada tensión nerviosa.
El insomnio, las migrañas, la hipertensión, las contracturas musculares del cuello y espalda son muy habituales en gran parte de la población.

Relacionado a ello hay un hábito totalmente inconsciente que consiste en apretar y rechinar los dientes involuntariamente: el bruxismo, el cual tiene que ver con la tensión nerviosa cotidiana.
Los dentistas son uno de los primeros que hacen notar de la aparición del bruxismo: molares continuamente sometidos a curaciones por caries frecuentes, que tienen que ver con el continuo hábito de apretar los dientes; que incluso se parten por tanta presión ejercida por la mandíbula.

En casos avanzados el bruxismo afecta de tal forma a los músculos masticatorios que empiezan a doler y a contracturarse, incluso generando fuertes dolores de cabeza, cuello y espalda; lo que conlleva –recién- a la consulta con el médico.
Lamentablemente los relajantes musculares y los antiinflamatorios no ayudan por completo y a veces son inefectivos; ya que no desentrañan las causas del problema: la tensión nerviosa y la musculatura contracturada de forma permanente.

¿Qué hacer frente al bruxismo?
Es imprescindible que la persona esté dispuesta a cambiar los hábitos que provocan el bruxismo; disminuyendo el ritmo de trabajo, durmiendo las 7 u 8 horas que corresponden, procurando respetar los días de descanso, implementando una rutina de ejercicios suaves, esparcimiento, lectura, y sobre todo no descuidando su dimensión espiritual. Si la persona logra estos cambios las tensiones se disipan de una forma increíble.
Una vida un poco más equilibrada en todos los aspectos hace el sistema nervioso tenga mucho mayor equilibrio.

¿Y cómo ayuda la medicina manual en casos de bruxismo?
La medicina manual es una ayuda fundamental en casos de bruxismo. Las técnicas Quiroprácticas y Osteopáticas permiten la descontractura de los músculos vinculados al bruxismo. Permitiendo que la persona que padece de esta molestosa dolencia, se alivie relativamente pronto con unas cuantas de sesiones de medicina manual.

¿Cómo es la técnica de la Medicina manual para el tratamiento del bruxismo y en cuantas sesiones se alivia esta dolencia?
La forma de tratar el bruxismo con medicina manual se basa en que el especialista al manipular los músculos masticatorios y de la región temporomandibular hacen que vuelvan a su estado normal, ya que con el bruxismo han quedaron rígidos. La técnica es indolora y en nuestra experiencia, en dos o tres sesiones por lo general se soluciona por completo el padecimiento.

¿Cuáles son las ventajas de  Medicina Manual?
La gran ventaja radica que en la mayoría de casos no se necesita medicación farmacológica, sin embargo hay ocasiones que se recurre a la Terapia Neural en casos extremos.
La segunda ventaja del tratamiento con Medicina Manual es que con este procedimiento, la resultante es la relajación de todo el cuerpo, lo que ayuda de sobremanera en la disipación de tensiones.

Recuerde que la Medicina Manual debe ser realizada bajo indicación específica y por una persona con experiencia, ya que todo procedimiento (hasta el más natural) tiene algún efecto indeseado que se necesita saber manejarlo.




PRODUCCIONES SAGRADA FAMILIA

Compartir BOLETIN POLICLINICO en Facebook