viernes, 28 de abril de 2017

LA ANSIEDAD

LA ANSIEDAD

Por: Dr. Pavlusha K. Luyando Joo

La palabra ansiedad proviene de latín “anxietas”, se puede definir como una respuesta anticipada e involuntaria del organismo frente a determinados estímulos que, que son percibidos como peligrosos o  amenazantes. Por lo general se acompaña de tensión y contracturas musculares; e incluso puede conllevar  a cambios en la presión arterial (sube) y otros síntomas como diarreas, insomnio, sudoración, palpitaciones en el pecho,  cólicos abdominales,  ardor en el estómago; etc.

La ansiedad en realidad es un mecanismo diseñado por la naturaleza frente a cualquier peligro, para que la persona adopte las medidas necesarias para enfrentarse a una amenaza.
Podemos sentirnos ansiosos frente a problemas económicos, sentimentales, por  haber discutido con alguien por ejemplo o porque un perro nos ladró en la calle. Esta sensación es totalmente normal y más bien nos permite de alguna forma anticipar el peligro y tomar medidas para solucionar ciertas incomodidades de la vida cotidiana.

Sin embargo hay personas que por diversos factores como impactos emocionales demasiado fuertes, estrés crónico (pensamientos torturantes o sentimientos de culpa que no cesan), obsesión por la hiperactividad  y una inclinación de su temperamento, entre otros factores; hacen que la ansiedad no desaparezca e incluso llegan al pánico.

¿Qué hacer?
Lo primero que hay que hacer es racionalizar el hecho,  preguntarnos; ¿por qué me pongo así?, ¿acaso no tiene solución este problema?, ¿acaso es el fin del mundo?, en este periodo lo importante es esperar un poco, respirar hondo, distraerse, conversar con alguien.
También ayudan mucho las infusiones de hierbas aromáticas como las de toronjil,  hierba luisa, el té jazmín; valeriana; entre otras.

Los baños tibios por la noche son muy útiles para reducir las contracturas musculares  y para quienes no pueden conciliar el sueño (mejor de tina)

Un cambio en la dieta por unos tres o cuatro ayuda mucho para disminuir los síntomas de la ansiedad, lo recomendable es retirar las proteínas animales, frituras y disminuir carbohidratos (pan, azúcar), lo recomendable es ingerir alimentos ricos en fibra como las frutas y vegetales crudos.

En algunos casos es muy importante consultar al médico, el cual puede prescribir algún medicamento para la ansiedad. En la actualidad hay mucho temor a tomar ansiolíticos, pues muchos piensan que se volverán adictos al fármaco. Este tipo de pensamiento no es correcto; pues un ansiolítico bien prescrito ayuda muchísimo para que desaparezcan los síntomas de pánico.

Hay también técnicas terapéuticas que puede ayudar en determinados casos, como los masajes, la acupuntura, los ejercicios de respiración; entre otros. En general la ayuda profesional es muy importante a través de la consejería, pues permite encontrar salidas a los conflictos que tenemos.



PRODUCCIONES SAGRADA FAMILIA

Compartir BOLETIN POLICLINICO en Facebook